Follow by Email

lunes, 19 de diciembre de 2011

La presencia de la ausencia, de Carlos E. Sluzki


Hoy nos ocupamos de La presencia de la ausencia. Terapia con familias y fantasmas, del reconocido teraupeuta familiar Carlos E. Sluzki.

"Este es un libro que merece ser leído dos veces: la primera, por el puro placer estético de sumergirse en la maestría del Dr. Szluzki como narrador de historias breves; la segunda, para permitirse pensar en profundidad, llevados por estos escritos sobre la naturaleza de la condición humana y del proceso de cambio", dice Salvador Minuchin.

Vivimos rodeados por recuerdos que nos acompañan. Nuestros progenitores y los progenitores de nuestros progenitores, en muchos casos ya muertos, nos acompañan en la presencia de sus legados. En el encuentro con la familia, Carlos Sluzki se permite entramparse en las narrativas que le proponen, serpenteando a través de territorios extraños, prestando atención cuidadosa a los detalles y agregando notas ligeramente discordantes que introducen ambigüedad en la historia familiar. Otras situaciones presentadas en el libro son más complejas, ya que incluyen muchos niveles de trauma social, político, relacional e individual.

Todas estas narrativas tienen en común la presencia incontrovertible de ausentes, la corporización de emociones intensas, la activación de ritos, rituales o silencios que intentan detener el tiempo y devolver la vida a seres queridos ausentes. Tal vez algunas de ellas resuenen al lector con vestigios de sus propias presencias fantasmales, o de algún recuerdo capaz de materializarse, o de las mil y una maneras en las que las fronteras de nuestro self muestran su permeabilidad. Tal vez también, estas narrativas desplieguen muestras del poder de los procesos terapéuticos para anclar o desanclarlas de las tramas que mantienen una presencia, así como del respeto con que debemos tratarlas, ya que algunas pueden ser exorcizadas, mientras que otras merecen ser custodiadas, en general por alguna buena razón.

Carlos Sluzki tiene fe en que la familia posee recursos que puede utilizar y en sus intervenciones les otorga su esperanza. En algunas situaciones, su mensaje de «no mates los sueños, puede dañar al soñador» se expande y sugiere, más bien, una formulación positiva: «cultiva tus sueños, traerán consigo cambios que querrás aceptar».

La presencia de la ausencia. Terapia con familias y fantasmas se consigue aquí.

1 comentario:

  1. Muy interesante que se ve el título y leyendo la reseña, es notable.

    Cómo a veces vivimos sin darnos cuenta que tenemos un legado emocional de vida que nos trasmiten nuestros antepasados y ni hemos sido conscientes de ello. Es completamente con un sentido de mejora este libro, hay que leerlo. Gracias.

    ResponderEliminar