Follow by Email

martes, 3 de julio de 2012

El mundo y sus remedios

El mundo y sus remedios, de Clement Rosset

Comprar aquí

Moralismo y romanticismo –me refiero a la tentación romántica, que procede, como la moral, de una negación de la angustia– aparecen como las dos mayores tentaciones intelectuales, las dos mejores posibilidades de plantear un obstáculo a la evidencia trágica y a la lucidez de espíritu, los dos mejores “remedios” que se haya encontrado hasta ahora para protegerse del espectáculo de lo real.

Este libro se limita a desmitificarlos. Después de haber recordado la tragedia inherente a toda existencia, pretende exponer las razones de una negación incondicional, la de dejarse engañar, cualquiera sea el beneficio asociado a la ilusión. Como expresión de una simple advertencia personal, sólo es una etapa dentro de una intención más general, que es el retorno de la tragedia al mundo mudo que es el nuestro, a ese “mundo de los griegos, el mundo trágico, preocupación de todos los días y las noches”.

Interesante reseña de Gustavo Santiago:

No se trata de tolerar el carácter trágico de la existencia, sino de vivirlo alegremente. Valiéndose del pensamiento de Nietzsche, Rosset postula que no abundan estos seres capaces de ejercer el amor fati , de amar la vida tal cual es sin evadirse en mundos imaginarios. Y, al igual que el autor de Zaratustra, denuncia como los principales antagonistas de esta actitud a los "hombres morales". La moral traduce siempre una forma de renuncia al ser. Toda moral es reactiva. Reposa en la imposibilidad de aceptar al ser tal cual es, tal como se manifiesta: "El sentimiento moral originario es una angustia frente a lo dado [...]. Nunca hubo ni habrá más que una única y misma tentación moral, que es la debilidad y la mediocridad, si se entiende por ello la insuficiencia energética o afectiva que conduce de entrada a negar aquello que no se puede tolerar".
Aquí la nota completa.
El libro se puede conseguir aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada